20/12/10

luz y metales de Juan Navarro Baldeweg



Durante la Barcelona de 1976, en plena efervescencia cultural, Juan Navarro Baldeweg tiene la suerte de presentar la exposición “Luz y Metales” en la mítica Sala Viçon. El contenido de esta exposición fue  fruto de sus trabajos e investigaciones, durante una beca en el M.I.T (centrer for advanced visual Studies) de Massachussetts entre 1971 y 1975 bajo la tutela de Gyorgy Kepes. Como el mismo Baldeweg comenta, en su conferencia “Horizonte habitable”(11 de Noviembre de 2002) durante su estancia en Massachussetts  exploró “el modo de realizar obras que definen un ámbito natural habitable: una casa del hombre”.   
Juan Navarro presenta una serie de piezas, que reflexionaban sobre la atmósfera. Entre las piezas podemos encontrar: "Cinco unidades de la luz", "La fuente y el drenaje", "sombra Macchia en forma de libro", "Arado", una tienda de campaña, cuyas paredes interiores están revestidas de terciopelo rojo o “Edge of the Sun”. Pero posiblemente, lo más meritório, fue la atmósfera fenomenológica con la que dotó a la sala principal. En esta estancia con lucernario norte y dos ventanales enfrentados, a la cual se accedía mediante una ascenso en escalera; Juan Navarro colocó un columpio detenido en el punto más alto de su oscilación, y capturó los rayos de luz que entraban por los ventanales, con pinceladas azules, verdes, negras, rojas y amarillas. Esta visión del columpio ,sorprendentemente estático, contrastaba con el esfuerzo del visitante al llegar a la sala por las escaleras.
El columpio se presentaba ante el espectador a la altura de sus ojos, recurriendo a la memoria colectiva, al evocar el placer de un niño. Esta congelación del movimiento, estaba potenciada mediante un artilugo hecho con un conjunto tornamesa equipado con unos platillos de orquesta, que realizaban unos sonidos con la frecuencia que debería tener el columpio en movimiento, y que  marcaban el paso del tiempo.
Con este interior Baldeweg ponia de manifiesto las dimensiones esenciales del medio físico. Estos ingredientes, no eran otros que la luz, la gravedad, el horizonte  y la mano. Captura la luz mediante el empleo de la mano, redibujando con trazos sueltos y de colores los rayos de luz  que entran por la ventana, como si se tratase de una máscara superpuesta al ambiente real, imitandola y reflejando la realidad como un eco. Esta superposición de los efectos de la atmosfera exterior sobre la ventana, surgieron de la fascinación de Navarrro Baldeweg al volver a ver la luz mediterranea, tras de su estancia en América. El horizonte se activaba mediante el travelling que suponía la ascensión a la sala, con la primera vista del columpio y la entrada a las sala, continuando con la mirada de los ventanales a izquierda a derecha, dejandonos constancia de la presencia de una fuerza terreste en contraste con el vaiven del columpio. Una especie de sensación de simetría antagónica, un sujetos y libres. La gravedad se manifestaba mediante la presencia detenida e ingrávida del columpio.
Esta recordada exposición de Juan Navarro Baldeweg supuso un verdadero laboratorio de la percepción; consiguiendo este espacio mental suspendido en el tiempo y el instante. Fue sin duda un esfuerzo clarificador, que implicaba la activación del sujeto pasivo, para dejar constancia de ciertas cosas esenciales en el medio físico, como la gravedad, el horizonte, la luz y el espacio. Una verdadera caja de resonancia, para el disfrute perceptivo.

4 comentarios:

osc4r dijo...

gracias por tu comentario
me encanta tu blog.
gran trabajo, seguiré visitandote cuando cuelgues cosas nuevas.
un saludo

Savia dijo...

Feliz Navidad y prospero año 2011.

iRati dijo...

Elena Odriozola es una ilustradora del norte muy mitica!!! y muy buena tambien!!! Que guay poder asistir a una charla suya! seria muy interesante! ^^
Hara un tiempo no os comente, pero escribisteis un post bastante amplio sobre Jon Aranberri, y es curioso, por que a mi me llego a dar clase en primero de escultura en la uni! la verdad es que al estar en primero no me empane mucho de todo lo que nos contaba, pero ha estado bien poder reencontrarme con el y saber mas sobre su trabajo en vuestro blog! segid asi!!!

Nuki Nuk dijo...

Que chulada!!
Me encanta Juan Navarro Baldeweg y no conocía esta obra. Gracias!