20/6/11

lámpara Coderch de José Antonio Coderch



Quizás sea por su astuta simplicidad; o posiblemente por la inmediatez y comprensión del material, o por la sensual combinación de color y forma, o por la calidez de su producto (luz)… en fin… seguramente se deba a la humanidad del conjunto de la pieza. Lo que no cabe duda es que la lámpara diseñada por Coderch en 1952, es uno de las más geniales diseños del arquitecto catalán. Lo que verdaderamente fascina de esta pieza, es la naturalidad con la que su diseño soporta el paso del tiempo; da la sensación de tratase de uno de los últimos diseños en luminarias.

Coderch consiguió una fuente de luz que irradia energía y calidez. Cargada de humanidad, evoca la esencia de la arquitectura que no es otra que el cobijo, el hogar. Dota al espacio de una atmosfera protectora.

Según palabras del propio José Antonio Coderch: “el problema esencial para nosotros era el proyecto de una lámpara de luz ambiente. Una vez realizada, se vio que la luz que producía daba intimidad y se parecía a la del fuego de una chimenea”

No menos interesante que el resultado final, es indagar en las referencias que Coderch utilizó para dar forma a sus intenciones. Gracias a la investigación de Elías Torres, maravilla descubrir el material que se encuentra en los archivos de Coderch bajo la palabra lámpara. Todas ellas, referencias, de gran sensualidad formal; Coderch manejó para el diseño de esta lámpara cosas como:

  1. Una tarjeta de la casa Balenciaga con dibujos y notas referidos a un traje y complementos de Balenciaga; y al traje de la guardia Suiza del Vaticano.
  2. Tres fotografías con diseños de Balenciaga ( dos vestidos y una manga de abrigo)
  3. Un dibujo con la siguiente nota: ristre de lámparas apersianadas-lamadas o rascacielos brancusiano.
  4. Pequeños trozos de papel grapados con dibujos y las siguientes notas escritas: 
    • Versión para el Misterio de Elche en sustitución de la granada dentro de la que desciende el ángel anunciador; se irá abriendo mientras baja, manifestando en voz-música la luz divina. 
    • Adorno e iluminación de los árboles de la plaza durante las fiestas de Espolla (27 de octubre)  
    • farolillo chino 
    • Puff tipo marroquí, colores de piel natural(oscura y clara) 
    • Como el turbante del rey Baltasar. 
    • Traje otomano con mangas, calzones y turbante.

      La lámpara, diseñada en 1952, se compone de finas lamas de madera que filtran y reflejan la lúz en un tono rojizo. Aunque también la podemos encontrar en versión “congelada al punto de escarcha”  fabricada en plexiglás blanco en lugar de madera. Las lamas de madera o plexiglás envuelven la candela mediante soportes de acero negro,  los cuales fueron meticulosamente pensados por Coderch hasta encontrar la solución adecuada; lo que atestigua las quince soluciones diferentes de soportes, que podemos encontrar en el archivo Coderch.
      Podemos atisbar una presencia nórdica con la sensual utilización de los materiales. Lo que se demuestra en sus palabras en la carta “historias de unas castañuelas” de 1967 que filtran una gran admiración por los arquitectos finlandeses: “ uno de los problemas más importantes para un arquitecto es hacer compatible el progreso con la humanidad que irradian las viejas construcciones. […] la contemplación de los arquitectos finlandeses me han servido como consuelo y de esperanza. […] respetan los valores esenciales del hombre y del mundo que nos rodea”

      Gran parte de las inquietudes que acompañaron a Coderch a lo largo de su vida como la domesticidad, la abstracción de la imagen, la luz, la atemporalidad del diseño, la memoria, la forma orgánica… se unen en este diseño; que a pesar de no tratarse de un edifico lo debemos de leer inmerso en el conjunto de su obra, como fiel reflejo de la misma.

      12 comentarios:

      a-PACHECO dijo...

      hola,,,hacedora de trampas...que bueno volver a verte,, ya te extraniabamos.
      un saludo caluroso..
      augusto.

      Anxelap dijo...

      Nada más verla me ha recordado a la mangrana donde sale el oropel cuando los angelotes bajan cantando.. y luego era verdad !
      Aunque recuerda a muchas cosas, un poco en broma, cómo si una calabaza se hubiera comido a un balón de baloncesto !

      Andrés dijo...

      ¡Gran lámpara! Muy interesantes esas referencias, que nunca había visto mencionar. Un abrazo, Andrés.

      hacedor de trampas dijo...

      Jajaja, muy simpáticos los comentarios! la verdad es que a Codech no le faltaba imaginación...

      soylauraO dijo...

      Ud ha desandado el camino de la creación del objeto, su relato es desestructurante.
      http://enfugayremolino.blogspot.com

      gcb dijo...

      Ya echabamos de menos estos textos. Interesante lampara del siempre interesante Coderch. Nos habeis desmenuzado la historia para poder degustarla con gran facilidad.
      Un saludo!

      Elia dijo...

      Hola Hacedor de trampas! Antes de nada decirte que me gusta muchisimo tu blog, cuando entré por primera vez fue como cuando un niño entra en una tienda de golosinas, me quedo con todo, en el fondo y en la forma.Te escribo , hoy tengo más tiempo..
      Hacedor de trampas, que buena palabra,o expresión con significado y evocador. La entrada sobre la lampara de Coderch muy bien explicada, también una de mis favoritas.....
      Besos!

      Anónimo dijo...

      Hola "Hacedor de Trampas", he aterrizado accidental pero agradablemente en tu Blog. Interesantes explicaciones de la fantastica "Calabaza". Comentas que existen más lámparas ideadas por Coderch, cuales???? no nos dejes con esta intriga. Un saludo, Namasté

      P. dijo...

      No comento casi nunca, creo que porque la mayoría de veces, no tengo nada que decir. Pero es justo volver aquí para daros la enhorabuena por la gran labor que hacéis en el blog.

      Un saludo.

      Tiago Mota dijo...

      Amo Coderch!

      Daniel González López dijo...

      Muy interesante tu blog con un título muy sugerente, felicitarte por tu trabajo y en especial por el post sobre la lámpara de Coderch.
      Un saludo¡¡¡

      Anónimo dijo...

      Me encanta Coderch. Tengo su otro modelo Cister. Muy Coderch aunque poco conocido. Genial Arquitecto.