8/5/10

Gego

Gego (Gertrud Goldschmidt, 1912-1994) es una de las artistas del siglo XX más destacadas de Latinoamérica. Aunque su obra está profundamente arraigada a tradiciones predominantes de Venezuela tras la Segunda Guerra Mundial, su trabajo también revela un dialogo con algunos de los temas centrales de la modernidad internacional. Su obra se fundamenta en la experiencia del movimiento: una experiencia perceptiva que depende de la interacción del espectador en un espacio determinado.
Hasta finales de los sesenta, Gego realizó dibujos y esculturas que conectaban con el principio del arte cinético venezolano, basado en la austeridad y la precisión. Sin embargo, a partir de 1968, en sus obras de dos y tres dimensiones empezó a revalorar el paralelismo de las líneas y la rectangularidad de la trama. Mientras que sus Reticulareas y sus Chorros diluían estas estructuras en redes y mallas ambientales, sus últimos trabajos como Esferas y Troncos, indican un retorno a los modelos rigurosamente estructurados de la trama. Cada cual lo ha interpretado a su manera y tiene lecturas muy distintas, por eso es considerada como un referente de la cultura contemporánea.
La línea y el sistema estructural
Se puede considerar una primera etapa, la de líneas paralelas, que se inicia en 1957. En sus primeras esculturas, utiliza planos de líneas paralelas, que se curvan y giran en el espacio para cerrarse sobre sí y producir volúmenes. Interesada por las demostraciones gráficas o tridimensionales de la topología, dividió las láminas en tiras paralelas para poder insertar entre sí diferentes volúmenes e incorporar el espacio a las obras.


Reticuláreas
Son paños formados por tramos de alambre de diferente grosor y tamaño, suponen una fragmentación y una organización diferente de las líneas y proponen una relación mas versátil con el espacio. En las Reticuláreas el sistema de engarce es aleatorio, no responde a ningún plan previo, hace que se presenten no como objetos clásicos de museo sino como piezas para compartir experiencias con el espectador.

La Reticulárea ambiental
A diferencia de otras obras, esta no tiene centro, no tiene tampoco principio ni fin. La pieza no es pasiva: propone tránsitos, ritmos y tensiones que son percibidos según la actitud de cada visitante, y demuestra que el espacio es dinámico y puede contraerse y expandirse por impulso de sus redes. Estas Reticuláreas son amplias y acogen el cuerpo del espectador, lo integran como parte de la obra.

Reticulareas cuadradas
Se llaman así porque a diferencia de las mallas anteriores de módulos triangulares, se basan en retículas cuadradas. Dada su facultad de crecer y combinarse, podrían ser consideradas como potenciales ambientaciones. La percepción que brindan estas obras es diferente a la de las piezas individuales anteriores. Algunas son redes cuadriculares simples, otras presentan una alteración o deformación de la cuadricula en determinadas áreas.

Los Chorros
En 1970 y 1971, Gego creo el grupo de obras denominadas Chorros. Son estructuras lineales concebidas como haces verticales que brotan desde arriba en racimos o en chorros y se derraman de forma casual en un aparente caos. Los chorros responden a una idea serial, pero una serialidad no mecánica, sino cercana a los desarrollos y crecimientos propios de la naturaleza.
Troncos
Estas obras demuestran un nuevo interés por la geometría. En los Troncos, los triángulos están organizados hacia fuera y hacia adentro, para dar solidez a la estructura, y se construyen como volúmenes cilíndricos en forma pentagonal, hexagonal, octogonal, decagonal, según el numero de triángulos que tiene la parte mas angosta. Por lo general se apoyan sobre un disco o sobre una plataforma poligonal y están sujetos del techo. En algunos una o dos líneas espirales recorren toda la estructura para evitar que el propio peso las deforme.
Esferas
En estas obras hechas con alambre, la mirada puede traspasar lo volúmenes y dirigirse hacia el fondo, aunque su decrecimiento progresivo hace imposible distinguir con claridad el espacio en la lejanía y llevan a imaginar un espaciolleno de formas de alambre, no atravesable físicamente.
De todas formas, Gego nunca llegó a desarrollar esta posibilidad inagotable de crecimiento infinito, en una entrevista, refiriéndose a las Reticulareas ambientales dijo:
“No es necesario que crezca físicamente… esa es la negación de su concepto ético. No se trata de limitar el espacio e imponerle una forma. La red es la vida.”
Fragmentos del libro: Gego, Desafiando Estructuras.

7 comentarios:

ArkneX dijo...

Me parece una entrada muy interesante, ya que en la obra de Gego se tratan temas de tinte arquitectónico que van muy relacionados también con la forma particular de entender nuestra propia Naturaleza.

Sin duda, una fuente de inspiración cuya fuerza sale de unos conceptos concretos y totalmente abiertos a la multitud de formas de mirarlos.

pilar mandl dijo...

No la conocía, es realmente interesante. Además has hecho una entrada muy completa.
Muchas gracias

hacedor de trampas dijo...

Gracias! Lo descubrimos haciendo un poco de ratones de biblioteca, y estuvimos informándonos para hacer una síntesis amena, aunque hay algunas cosas que se han quedado fuera, así que si os interesa ¡¡¡todavía hay mas obras interesantes de Gego por descubrir!!

sigma dijo...

Gracias por el descubrimiento de esta artista desconocida para mí hasata ahora.

MBI dijo...

No la conocía, te lo agradezco de veras...

Desde my ventana dijo...

Precioso post.Es un trabajo escultórico muy interesante e innovador.
Bss

hacedor de trampas dijo...

Gracias a todos por los ánimos, de corazon, seguiremos intentando sorprenderos cada dia mas!!