18/1/10

Proyecto para el Monumento a José Batlle y Ordóñez en Montevideo _ arquitectura en la memoria

En la etapa actual, el hombre ha de participar activamente en la obra"( memoria explicativa de la primera fase del concurso)

En 1958 Jorge Oteiza, junto con el arquitecto Roberto Puig Álvarez, realiza un proyecto para el edificio en homenaje al político uruguayo José Batlle y Ordóñez en Montevideo. En el polémico concurso concurrieron 74 propuestas de 25 países. En 1960 se emitió el fallo del concursó declarándolo como desierto; otorgando el segundo premio al equipo italiano (el cual llegó fuera de plazo) y el tercer premio al equipo de Oteiza-Puig.


 La propuesta de Oteiza se puede decir que se dividía en 3 partes el (1)edificio, (2) la viga en voladizo y la (3) la plataforma. El edifico que albergaba todas las funciones principales (biblioteca, sala de lectura, bar, salón de actos, zonas de estudio etc) se componía de una pequeña planta de acceso la cual soportaba el volumen restante con voladizo a ambos lados. El edificio principal era un volumen abstracto de hormigón blanco, carente de ventanas, siendo iluminado mediante luz cenital (tamizada con una celosía de aluminio, orientadas eléctricamente) y espacios de doble altura. La plataforma se trataba de una losa de hormigón revestida de piedra caliza de 54x54 m que se elevaba 1,3m del suelo y volada 3m en sus bordes. El edificio principal y la plataforma estarían unidos por una gran viga vaciada de hormigón y cemento blanco, que orientada hacia el mar, volaría 73m enmarcando así el paisaje costero.

“Recinto cerrado,callado al exterior. Un altar elevado en la colina. Suspensión horizontal. Sin fuentes, frente al mar. Sin formas frente al espacio. Un gran silencio espacial, una construcción espiritual receptiva”( memoria explicativa de la primera fase del concurso)

“un conjunto espacialmente silencioso, sagrado inmóvil, receptivo” (memoria explicativa de la segunda fase del concurso)

“Esta función espiritual hemos entendido debía estar ligada íntimamente a la arquitectura y no por expresión que es concepto viejo de estatua o concepto impuro de arquitectura sino por silencio espacial que es concepto nuevo de estatua y concepto puro de arquitectura, y especialmente de arquitectura conmemorativa.” ( memoria explicativa de la segunda fase del concurso)

“Todo monumento tiene una función espiritual, una función conmemorativa, una intemporal cualidad que permite la sensibilidad emocional y desde cualquier ángulo visual, vivirlo y habitarlo estéticamente.” (memoria explicativa de la segunda fase del concurso)

más información en: