23/2/11

vivienda La Roiba de Ramón Vázquez Molezún, 1969


Nada nos deja atisbar que allí, antes, había una fábrica de  salazón. A pesar de apreciar la construcción de sus muros en hormigón, y la grieta continua que rompe la fachada sur para abrirse al mar; no tenemos la sensación de que aquello pertenezca a una época tan moderna. Parece que lleve allí toda la vida como una roca más que lucha contra la tempestad de la costa gallega, como un barco descansando después de faenar.


Ramón Vázquez Molezún  se construyó esta vivienda de verano en la localidad pontevedresa de Bueu, sobre la playa de Beluso. El arquitecto gallego aprovechó los muros  de las letrinas y un aljibe de una industria en desuso. Estos muros se inundan cuando sube la marea, por  lo que Vázquez Molezún situó  en su interior un almacén de embarcaciones, con las que salía a navegar y para dibujar la costa que le vio crecer. Sobre estos muros, defensivos ante la bravura del Atlántico, reposa el nivel en el que se desarrolla el programa de vivienda. Encaramándose sobre una privilegiada vista, pero sin renunciar a una conexión natural con las vías de acceso por la cara opuesta. Siempre atento a la orientación, Molezún opta por protegerse del norte, abriéndose al resto de orientaciones, y especialmente hacia el mar.



Con la ligereza de un privilegiado balcón, posado sobre las rocas,  se ofrece esta bonita casa sobre el paisaje marítimo. Como el más robusto bunker de hormigón se defiende de las hostiles embestidas del mismo paisaje, con el que a veces se acaricia. Como las historias de amor más pasionales.
A pesar de su pesadez constructiva, la Roiba se toca sutilmente el terreno como el más ligero de los materiales; con sorprendente naturalidad, en un ejercicio que no renuncia a la presencia figurativa de la construcción humana. Sin imponerse nunca al paisaje, pero sin caer en la absurda ocultación o mimetización. En una aparente mínima intervención en la que da la sensación que el arquitecto ha jugado únicamente con los materiales que había allí; simplemente modificando la posición de unas piedras, variando la inclinación de unas sombras, corrigiendo el agua de lluvia o recortando unos pocos matorrales del camino. 


12 comentarios:

Sra. Farnsworth dijo...

Esta vivienda es conocida por una parte de la Sra. Farnsworth desde su más tierna infancia, es lo que tiene vivir en Bueu!
La vivienda se encuentra en un sitio privilegiado, y es una pena, que en la actualidad pierda parte de su encanto al encontrarse casi oculta por la construcción/ampliación de un puerto deportivo, y todo lo que esto con lleva...cambio de corriente marinas que provacan un empeoramiento en el estado de la casa.
Aún así, sigue siendo una maravilla.

la foto es del 2009, no he encontrado ninguna más reciente :)
http://www.flickr.com/photos/roussade80/3434316199/

José Ramón Hernández Correa dijo...

Qué sabiduría la de Vázquez Molezún, qué talento.
Gracias, hacedor, por hablarnos siempre de gran arquitectura.

myl historias dijo...

Gracias por recordar el espléndido refugio de Molezún, su paisaje, conectando tierra y mar.

Tu blog es estupendo, hacedor! Repleto de posts, imágenes y citas muy interesantes y sugerentes.

Saludos

Juan Santamaría dijo...

Es una vergüenza, y una prueba más de la ignorancia de los políticos, mucho antes de que se hablara de las construcciones integradas en el paisaje, este arquitecto ya lo hacía porque entendía que no había que cargarse el medio abiente por hacerse una casa de verano. Por no hablar de lo que este señor ha innovado y ha creado en arquitectura, hay que ser menos garrulos, sres. de la Xunta o a quien le tenga que interesar, esta casa es un monumento, e innovación en la arquitectura del S. XX.

Anónimo dijo...

"Ramón se ha limitado a dejar que los materiales encuentren su sitio, tal vez ha modificado el destino de una piedra pero ha encontrado el concierto. Sin imponerse, sin dejar huella, sin manifestarse altiva o pomposamente, sin atisbo de pedantería, sin pretender estar fuera o dentro del camino del progreso, esta casa no tiene ninguna gana de salir en las revistas sino más bien de salir al mar: a pescar. El arquitecto ha puesto nuevo nombre al viento, y cualquier tarde saldrá a navegar con la casa puesta" y espero que no vuelva...... Extracto del articulo de Luis Miquel en el libro del CSCAE y publicado aki por Prisca V. Molezún

Eduardo Romero dijo...

Esta casa es un sueño hecho realidad,ademas de estar integrada en el paisaje y de ser moderna,pero como aqui somos tan catetos,valoramos los arquitectos de fuera y menospreciamos lo nuestro.
y lo mas,esque se cargen la costa de esa manera,para que pase un hamer(coche mucho mas ancho de lo normal y hecho para ir por el campo).que viva la logica¡¡¡¡ y como dices que se llama esa ley? la ley de costas o la ley arrasa costas,hecha por la cosa nostra.menuda mafia.
y quieren que reciclemos y seamos respetuosos con el medio ambiente.pues no lo entiendo,como le esplico esto a mis sobrinos o a la juventud? diciendoles que todo depende? que depende del caso.que verguenzaaaaaa

Anónimo dijo...

cojonuda

Anónimo dijo...

al final tendremos nuestro merecido, nos veremos rodeados de muros tanto en tierra como en la mar, no paramos de hacer muelles, puertos deportivos, casas de 5 pisos al borde del mar, venga a talar árboles, a agujerear la tierra...una pena!

Alfredo Aviñó García dijo...

Llama la atención, la tranquilidad con la que R.Vázquez Molezún, integra esta pieza tan sencilla en el entorno de la costa. Es un ejemplo de como una pieza de una potencia tan clara y rotunda, no sitorsina el entorno en el que está ubicada. En otro orden de cosas, los planos que realiza el arquitecto, son un ejemplo de claridad de ideas en la concepción de una vivienda. Y de como se debe proyectar con las preexistencias que se encuentran en el lugar. debería de ser ejemplo de estudio en las escuelas de arquitectura. Y no cegarnos con la arquitectura efímera que nos intentan imponer hoy en día.

Miguel dijo...

Siempre es una maravilla visitar esa casa. He tenido el placer de estar en su interior un par de veces conversando con la esposa de Molezún. Quizá una de las viviendas más sobrecogedoras que he visto nunca. Sentarse en esos sofás con esa vista de la ría y el ruido de las olas rompiendo contra los muros del sótano, indescriptible.

Luis Gamero dijo...

Tuve el privilegio de conocer a Ramón y disfrutar de esa maravillosa construcción durante muchos veranos que recordaré toda la vida.
El entorno privilegiado y la hospitalidad de la familia única para con todos los que en ese emblemático regugio hemos tenido el orgullo de compartir alegrías y penas.
Un beso fuerte para todos y especialmente para Elena la cual la sido una segunda Madre conmigo. Os quiero.

af dijo...

Con los cambios de oleaje por las construcciones recientes y los últimos temporales la vivienda ha sido bastante dañada. Ahora se está intentando recaudar dinero para su rehabilitación a través de crowfunding, si a alguien le interesa es a través de esta página:
http://www.kuabol.com/proyecto/re-construye-%27la-roiba%27/152